viernes, 21 de noviembre de 2014

Ser o no ser

Me he dado un salto a Lanzarote para pensar...y de paso comparto las fotos tan chulas que me hice. Necesitaba un lugar donde alejarme de todo por 24 horas.

Quizá piense en escribir cada vez que me siento en una "encrucijada moral" como yo lo llamo.
Después de casi quince años trabajado en el vínculo familiar me decido a abandonar el nido laboral y dejar todo lo que hasta ahora he podido permitirme.

He decidido dejar mi trabajo y con ello he decidido dejar de ser una parte de mi también. He crecido con esto, me dedico a lo mismo desde que tengo 13 años y se a la fuerza algo por lo que seguramente no me hubiese decantado a aprender si no hubiese sido porque me lo inculcaron.

He estado toda mi vida queriendo dejar esto y soñando con que viviría el día de mañana de algo que me apasionara, decorando casas para vender, ayudando a organizar bodas para hacerle el día más feliz de alguien o haciendo los escaparates de las grandes firmas...algo creativo con lo que saliera de mi casa por las mañanas con una sonrisa en la boca y hoy de repente me decido a dejarlo todo para aventurarme a "NO SE QUE".

Me voy a coger el paro, el paro voluntario...voy a dejar de cobrar un buen sueldo para cobrar un mísero paro, voy a tirarme a la piscina sin flotador, voy a meterme en la boca del lobo, voy a VOLVERME LOCA.
Siempre he sido muy liberal y solitaria. Me encanta estar sola y buscarme la vida por mi misma, por eso siempre he querido mi casa, mi coche, mi viaje, mi vida y no "nuestra casa, nuestro coche, nuestra vida...", pero me llegó el tiempo de cambiar y lo hago porque creo que ganaré en salud y en felicidad.

Realmente estoy acojonada, aunque suene fatal, pero es como todas nos sentimos al vernos en un remolino como en el que yo estoy metida. Siempre he sentido que mi vida giraba en torno a algo que yo no quería pero hacia afuera, es decir, siempre he andado de puntillas para salir de donde me encontraba y ahora de repente se me oprime el pecho por pensar que voy a dejar lo que es como mi segunda casa. Es como si de repente no me quisiera ir, como si me diera miedo dejar mi puesto a otra persona que no lo haga igual que yo y por consiguiente me siento mal...por dejar a los míos solos ante todo.

Y aquí esta la cuestión...¿la felicidad de ellos o la mía? ¿Vivir bien económicamente sin ser muy feliz o vivir tranquila y feliz con poco o muy poco dinero?

Nosé que pasará, donde meteré la cabeza...buscaré trabajo como una condenada pero todos sabemos como está la cosa y si no aparece me adaptaré a lo que tengo y si no me adapto...¿que hago? ¿estoy haciendo una locura o es lo que tenía que haber hecho desde hace mucho tiempo?

Soy nueva en esto, no soy muy de contar mis cosas y sin embargo me siento liberada después de hablar tal y como lo siento

Un besito
Míriam


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...